martes, 22 de abril de 2008

¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?

En cierta ocasión, durante una charla que di ante un grupo de profesionales, me hicieron esta pregunta: ¿"Qué es lo más importante que ha hecho en su vida"?. En mi calidad de ingeniero industrial, sabía que los asistentes deseaban escuchar anécdotas sobre mi trabajo, entonces les respondí:

Lo más importante que he hecho en la vida, tuvo lugar el 8 de octubre de 1990. Comencé el día jugando golf con un amigo mío al que no había visto en mucho tiempo. Entre jugada y jugada me contó que su esposa y él acababan de tener un bebé. Mientras jugábamos, llegó el padre de mi amigo, que consternado, le dijo que al bebé se lo habían llevado de urgencia al hospital. En un instante, mi amigo se subió al auto de su padre y se marchó. Yo, por un momento, me quedé donde estaba, sin saber qué debía hacer.

¿Seguir a mi amigo al hospital?. Mi presencia allí, me dije, no iba a servir de nada, pues la criatura estará al cuidado de médicos y enfermeras, y nada de lo que yo hiciera o dijera iba a cambiar las cosas.
¿Brindarle mi apoyo moral?. Eso, quizás, pero tanto él como su esposa provenían de familias numerosas, y sin duda estarían rodeados de parientes, que les ofrecerían el apoyo necesario. Lo único que haría yo sería estorbar. Así que decidí ir más tarde al hospital a visitar a mi amigo. Al poner en marcha mi auto, me percaté que mi amigo había dejado su camioneta con las llaves puestas, estacionada junto a las canchas.

Decidí pues, cerrar el auto e ir al hospital a entregarle las llaves. Como supuse, la sala de espera estaba llena de familiares. No tardó en presentarse un médico, que se acerca a la pareja y, en voz baja les comunica que su bebe había fallecido. Los padres se abrazaron y lloraron, mientras todos los demás los rodeamos en medio del silencio y dolor.

Al verme mi amigo, se refugió en mis brazos y me dijo: "Gracias por estar aquí". Durante el resto de la mañana, permanecí sentado en la sala de urgencias del hospital, viendo a mi amigo y a su esposa sostener en brazos a su bebe y despedirse de él.
Esto, es lo más importante que he hecho en mi vida", y aquella experiencia me dejó tres enseñanzas:

Primera: Lo más importante que he hecho en la vida, ocurrió cuando no había absolutamente nada que yo pudiera hacer. Nada de lo racional que aprendí en la universidad, ni en el ejercicio de mi profesión, me sirvió en tales circunstancias. A dos personas les sobrevino una desgracia y lo único que pude hacer fue acompañarlos y esperar. Pero estar allí, era lo principal.

Segunda: Aprendí que al aprender a pensar, casi me olvido de sentir.

Tercera: aprendí que la vida puede cambiar en un instante. Así pues, hacemos planes y concebimos nuestro futuro como algo real, y olvidamos que perder el empleo, sufrir una enfermedad grave o un accidente y muchas de otras cosas más, pueden alterar ese futuro en un abrir y cerrar de ojos.

Desde aquel día, busqué un equilibrio entre el trabajo y la vida; aprendí que ningún empleo compensa perderse unas vacaciones, romper con la pareja o pasar un día festivo lejos de la familia.

Y aprendí que lo más importante en la vida, no es ganar dinero, ni ascender en la escala social, ni recibir honores. Lo más importante en la vida, es el tiempo que dedicamos a cultivar una amistad.

viernes, 18 de abril de 2008

¿Qué es el Yukido?

¿Qué es YUKIDO?

YUKIDO es una técnica de origen japonés de canalización de energía: YU...KI...DO. Además es un camino para encontrarnos a nosotr@s mism@s y a nuestra esencia, ayudándonos a comprender el sentido del sufrimiento; una vez integrado este aprendizaje se trata de transformarlo en Amor Incondicional, y de esta manera hacer el camino más fácil para alcanzar la meta.

Esta técnica sirve para ver el vaso medio lleno, y no medio vacío.

Sirve para levantarte por la mañana y dar gracias por ese nuevo día, y por la oportunidad de mejorar nuestra vida pase lo que pase, sintiéndonos segur@s de que tenemos la fuerza para poder hacerlo, poniendo nuestra voluntad y el propósito de que así será.

v YU: energía del Cosmos (energía del Padre)

v KI: energía de la tierra (energía de la madre)

v DO: el camino que estas dos energías tienen que recorrer para realizar juntas una función (somos nosotros). Dicha función es la sanación y/o realización del ser.

YUKIDO nos marca un camino para esa realización, y ese camino es el que un día elegimos aunque no lo recordemos. Ese camino es a veces sencillo y otras veces no tanto, depende de uno mismo; si oponemos resistencia: será difícil; sin embargo, si nos dejamos llevar, todo resultará cómodo y armonioso; en cualquier caso, siempre es para nuestro bien, para que consigamos el objetivo que vinimos a realizar en esta encarnación.

YUKIDO no sólo es energía, es una forma de sanarnos y sanar a otros sin cargarnos con el karma de los demás, o con eso que la gente llama “energía negativa” de otros. Con YUKIDO aprendemos a no absorber las energías negativas de los demás, incluso a que nadie coja la nuestra; nos ayuda a desarrollar la intuición; y algo muy importante: YUKIDO es un modo de vida diferente.

Independientemente de nuestras ideas políticas y religiosas, lo importante es la evolución del ser a través de sentirnos mejor en nuestra vida diaria. En YUKIDO no hay maestros físicos.

YUKIDO es observarse y ver cómo nos sentimos. Saber por qué estamos bien o por qué estamos tristes, agobiados, enfadados, resentidos o estresados: nos hace conscientes, dándonos la posibilidad de cambiar.

Esta técnica es compatible con cualquier otra, e incluso las potencia.

YUKIDO es uno de los muchos caminos que hay para llegar a la Unidad. Deseamos que sea el tuyo al igual que es el nuestro.
www.centroyukido.com

Datos personales

Mi foto
http://www.kokoro.es - http://www.trofesan.com - KoKoRo - Zaragoza